Nombre oficial
República de Madagascar
Gentilicio
Malgache
Capital:
Antananarivo
Idioma Oficial
Malgache, francés
Población
20.650.000 (est. 2010)
Presidente
Presidente: Andry Rajoelina Primer Ministro: Omer Beriziky
Prefijo Internacional
+261
Zona horaria
UTC-3
Moneda
Ariary
Otros grandes Centros Urbanos
Toamasina, Fianarantsoa, Mahajanga, Toliara
Superficie
587.041 km2
Geografía y clima
Madagascar es la cuarta isla en tamaño del planeta. Su costa es regular en su parte oriental y más accidentada al norte y al oeste, con varios puertos naturales. La región central es una meseta con alturas que promedian los mil quinientos metros y el país se va desertificando hacia el sur. El clima es tropical en la costa y templado hacia el centro del país. La región oriental recibe lluvias durante todo el año que disminuyen en cantidad hacia el oeste y hacia el sur.
Economía
La economía se basa en la agricultura de cultivos subtropicales que emplea a una gran parte de la población y en la explotación de recursos naturales como la minería y la industria forestal. El turismo es un sector de crecimiento debido a la condición de destino para turismo ecológico del país.
Qué ropa usar
Durante el invierno es recomendable llevar ropa de abrigo, especialmente si se visita la región central donde las temperaturas pueden descender considerablemente debido a la altura. En el verano la ropa de algodon liviana es suficiente y es aconsejable cubrir el cuerpo por las picaduras de mosquitos. En el este del país llueve durante todo el año y es necesario tener protección para la lluvia.
Tips
Día de la Independencia: 26 de junio.
Sitios imprescindibles
Antananarivo, Ranomafana, Nosy Be, Antsiranana


 
Quieres seguir viajando
 
HISTORIA
República de Madagascar:
MADAGASCAR: La riqueza de una isla única
República de Madagascar - HISTORIA

El carácter insular de Madagascar tuvo consecuencias no solamente para su flora y su fauna, que evolucionaron independientemente del resto de la región, sino que además, la inmigración proveniente de la región de Indonesia y posteriormente del este del continente africano le permitió desarrollar una particularidad étnica única en el mundo. Unificados por su lenguaje, los malgaches han desarrollado una rica tradición cultural que se expresa en el arte y en una fuerte relación con sus ancestros, a los que honran particularmente. La riqueza natural del país, con su exuberancia tropical ha convertido a Madagascar en un destino favorito de viajeros del mundo entero.

LOS PRIMEROS POBLADORES

La isla de Madagascar fue habitada probablemente recién durante los últimos cinco siglos anteriores a la era cristiana. Los estudiosos consideran que la isla, separada en tiempos remotos del megacontinente Gondwana, fue en la antigüedad una escala obligada en las rutas marítimas que unían Asia con África y a sus costas comenzaron a llegar desde el 500 a. C. nativos austronesios, un grupo étnico originario de la isla de Taiwán y se expandió desde Indonesia hasta la costa de África oriental. Estos pueblos, que se consideran primeros en habitar el territorio malgache, se conocen en la tradición oral de la isla como los Vahoaka Ntaolo y fueron los que mayor influencia tuvieron tanto en el desarrollo de la etnia malgache como en su lenguaje. Hacia el siglo VII, los Vahoaka Ntaolo se habían dividido en dos grupos principales, los Vazimba, o habitantes de los bosques y los Vezo, o moradores de las costas. Los Vazimba fueron adentrándose gradualmente en el interior de la isla, donde practicaban la agricultura en terrenos de bosque tropical que eran quemados para fertilizar el suelo donde luego plantaban principalmente ñame y arroz. Los primeros inmigrantes persas, así como árabes provenientes del sur de la península arábiga comenzaron a llegar en la segunda mitad del siglo VII. Los árabes tuvieron una gran influencia en el desarrollo cultural de la isla y con ellos comenzaron los primeros registros históricos escritos en Sorabe, que era el idioma malgache escrito con caracteres del alfabeto árabe. Una segunda oleada de inmigrantes austronesios a los que se les dio el nombre local de Hova llegó a partir del siglo VIII.  La mayoría de ellos eran malayos, javaneses y bugis provenientes de reinos marítimos de Indonesia que se establecieron en la isla y dieron con el tiempo origen a varios reinos como los de Antaisaka, Antaimoro y Antambahoaka en el sudeste, el de Sakalava en la costa este y el de Merina y Betsileo en el centro de Madagascar. Hacia el siglo IX fueron los Bantúes provenientes de la costa oriental de África continental quienes arribaron a las costas de Madagascar llevando con ellos el cebú, una raza de ganado bovino proveniente de Asia que resistía el calor y las enfermedades locales. 

 

LA LLEGADA DE LOS EUROPEOS

 

El primer europeo en poner pie en la isla de Madagascar fue el portugués Diogo Dias en el año 1500. Su nave, que navegaba rumbo a la India, luego de pasar por el cabo de Buena Esperanza en el sur del continente africano, fue arrastrada por los vientos hacia la costa de Madagascar. Los europeos estaban buscando una manera de romper el monopolio árabe sobre las rutas de especias que unían por tierra Europa con India y naves portuguesas, holandesas, inglesas y francesas surcaban los mares bordeando la costa de África camino a la India. Desde el desembarco de Dias, tanto los ingleses como los franceses intentaron mantener puestos habitados en la isla, enfrentando enfermedades y condiciones hostiles de vida. Luego de algunos intentos fallidos de construcciones de asentamientos que en el mejor de los casos duraron treinta años como el de Tólanaro o Fort Dauphin, a mediados del siglo XVI y que forzaron a los franceses a establecerse en las islas Reunión y Mauricio. Recién en la segunda mitad del siglo XVII se levantaron varios asentamientos estables en la costa de la isla que sirvieron como lugares de intercambio comercial. El comercio entre Madagascar y sus vecinos, tanto del continente africano como de Arabia, India, la isla de Zanzíbar y Persia llevó a un aumento de la riqueza de las distintas tribus locales, que se fueron constituyendo como reinos hasta ocupar casi toda la isla. Varios jefes tribales se sumaron al comercio de esclavos y obtuvieron armas y municiones a cambio, que les permitieron llevar a cabo sangrientas guerras. Hacia finales del siglo XVII, los reinos más importantes de Madagascar eran la alianza de pueblos Betsimisaraka en la costa este, los reinos Sakalava de Menabe y Boina en la costa oeste y el reino de Imerina en el centro, que a comienzos del siglo XVIII era una potencia menor en comparación con los poderosos reinos de la costa. 

EL REINO DE IMERINA

Hacia la mitad del siglo XVII el pueblo Merina habitaba las tierras altas del centro de Madagascar. Andriamanelo, hijo de padre Hova y madre Vazimba, lideró una serie de campañas que forzaron a los Vazimba fuera de la región e instauró el Reino de Imerina, fundando una línea hereditaria que llegó hasta el siglo XIX. Andriamanelo estableció la organización del gobierno, además de levantar pueblos amurallados y definir los mecanismos de sucesión. Hacia finales del siglo XVII, el rey Andriamasinavalona dividió el reino entre cuatro de sus hijos, creando cuatro reinos menores, lo que tuvo como consecuencia una serie de luchas internas que debilitaron Imerina. En 1787 el príncipe Ramboasalama, sobrino del rey de Ambohimanga, uno de los cuatro reinos de Imerina, reclamó el trono y tomó el nombre de Andrianampoinimerina comenzando una fuerte campaña para volver a unificar el reino, tarea que terminó de llevar a cabo su hijo Radama I. Radama I, apodado El Grande, fue el primer rey de Madagascar reconocido por las potencias europeas y durante su reinado, que duró hasta su muerte en 1828, se ocupó de la educación, especialmente de los nobles y responsables del ejército y los servicios civiles. Bajo su reinado se terminó el tráfico internacional de esclavos y se unificaron las dos terceras partes del territorio de Madagascar bajo un solo gobierno. Al morir fue sucedido por su viuda, la reina Ranavalona I. Ranavalona emprendió la conquista del resto del territorio del país y además llevó adelante una fuerte política de aislacionismo frente a las potencias europeas tratando de lograr la autosuficiencia de Madagascar. Las facciones pro-europeas del gobierno apoyaban a su hijo Radama II como sucesor. Radama, todavía bajo el reinado de su madre, firmó en 1855 con el empresario francés Joseph Francois Lambert la Carta de Lambert, que le otorgaba al empresario la explotación de los recursos naturales de Madagascar a cambio de una regalía del diez por ciento para las arcas del trono. Al asumir el trono en 1861, Radama II comenzó a alentar el accionar de franceses e ingleses en el territorio y continuó las políticas de Radama I, lo que le ganó la enemistad de la aristocracia local, que en 1863 lo derrocó en un golpe de estado para llevar al poder a su esposa, la reina Rasoherina. Rasoherina confirmó en el cargo de Primer Ministro a Rainilaiarivony, quien permaneció en el cargo hasta 1895 durante los reinados de las monarcas Ranavalona II y III. En 1883 los franceses entraron en guerra con Madagascar en dos conflictos que fueron conocidos como las guerras franco-malgaches y en 1895 marcharon sobre la capital Antananarivo poniendo así fin a la monarquía Merina, un año más tarde el parlamento francés aprobó la anexión de Madagascar a sus dominios y la reina Ranavalona III se exilió en Argelia. 

MADAGASCAR, COLONIA FRANCESA

  

En la primera década del siglo XX comenzaron a surgir intelectuales malgaches educados en Europa que, liderados por el pastor protestante Ravelojoana, formaron en 1913 una sociedad secreta llamada Hierro y Piedra cuyo fin era la promoción de la identidad malgache. Aunque la organización fue duramente perseguida, ésta sentó el precedente para los reclamos por la independencia que, apoyados por intelectuales franceses como Anatole France, fueron impulsados por varios veteranos malgaches que habían servido en Francia durante la Primera Guerra Mundial. Uno de los logros de este movimiento, que contó también con el liderazgo del maestro Jean Ralaimongo, fue la creación de un Consejo de Notables con representantes malgaches de todos los distritos del país. Aunque el consejo nunca tuvo autoridad real, fue un paso importante en el camino a la independencia. Recién después de la Segunda Guerra Mundial los franceses estuvieron dispuestos a permitir alguna forma de gobierno propio para la isla bajo su tutela y en 1946, la constitución francesa de la Cuarta República cambió el estatus político de Madagascar de colonia francesa a Territorio de Ultramar dentro de la Unión Francesa. Ese mismo año se formó el Movimiento Democrático de Renovación Malgache o MDRM que fue uno de los primeros intentos de armado político independiente en el país. El 29 de marzo de 1947, los nacionalistas se levantaron en armas contra los franceses en la que fue conocida como la Revuelta de 1947, pero el alzamiento fue sofocado a costa de decenas de miles de muertos. Francia proscribió al MDRM y llevó a varios líderes políticos a la cárcel. Hacia el final de la década de 1950 aparecieron dos grandes agrupaciones políticas, el PSD socialdemócrata y el AKFM que favorecía la completa independencia de Francia. 

LA INDEPENDENCIA

Dentro de la ley-marco francesa de 1956, que establecía entre otras cosas el sufragio universal en los territorios franceses de ultramar, Madagascar declaró su independencia en 1958 y se estableció como República Autónoma dentro de la Comunidad Francesa, eligiendo en 1959 como su primer presidente a Philibert Tsiranana. El 26 de junio de 1960, la República Malgache logró la independencia completa de Francia. Tsiranana, que mantuvo colonos franceses en varios cargos importantes, permaneció en la presidencia hasta 1972, cuando fue forzado a dejar el poder en manos del general Gabriel Ramanantsoa, quien comenzó a alinearse con la Unión Soviética declarando la Segunda República. En 1975 asumió el poder Didié Ratsiraka y se mantuvo en el poder hasta el año 1993 cuando el gobierno, luego de sancionar una nueva constitución en 1992, convocó a las elecciones generales multipartidarias en las que resultó elegido Albert Zafy. Ratsiraka marchó al exilio en Francia y retornó al país en 1996, cuando ganó las elecciones de ese año. Para fines de la década el descontento hacia Ratsiraka, que había limitado el poder de la Asamblea Nacional, fue creciendo y en las elecciones presidenciales de 2001, el partido de Ratsiraka y el de la oposición, cuyo candidato era Marc Ravalomanana, se adjudicaron al mismo tiempo el triunfo, lo que llevó a violentos enfrentamientos a principios del año 2002. En abril de ese mismo año el Tribunal Supremo Constitucional avaló el triunfo de Ravalomanana y Ratsiraka partió nuevamente al exilio en Francia. Luego de asumir su segundo mandato como presidente en enero de 2007, Ravalomanana disolvió el parlamento medio año más tarde. En enero de 2009, tuvieron lugar violentas protestas encabezadas por Andry Rajoelina, el alcalde de la capital Antananarivo opositor a Ravalomanana. En marzo de ese año, el ejército capturó el palacio presidencial y forzó la resignación de Ravalomanana, designando en su lugar a Rajoelina, quien asumió como presidente de la Alta Autoridad de Transición, nombrando en 2011 a Omer Beriziky como Primer Ministro para formar un gobierno de consenso y conducir al país a elecciones generales en el menor tiempo posible. 

Los estudiosos consideran que la isla, separada en tiempos remotos del megacontinente Gondwana, fue en la antigüedad una escala obligada en las rutas marítimas que unían Asia con África”

5000 A.C - 1000 A.C
999 A.C - 500 D.C
501 D.C - 1450 D.C
1451 D.C - 1780 D.C
1781 D.C - 1900 D.C
1901 D.C - 1950 D.C
1951 D.C - Actualidad